domingo, 14 de julio de 2013

LX

Vuelvo siempre por donde el que pinta,
pero no te veo...
Debes de haber crecido,
los niños tuertos también lloran
y no es por su juventud

Quería empezar mi vida donde acababa tu libertad
quería ver tus barras de canela
ser la bestia de dos espaldas
bajar el canchal corriendo
y que no me dejaras dormir
pero el final de la tarde te debió de enterrar

La gente ocurre y me cruza
a mí, borracho en África
marcado por tu reloj púbico.
Y creo que te volví a ver rodeado,
pero no te conocía
o estabas muy lejos aún

Tántos años y no pude hablar...
debo de ser un hombre
que es un sueño de sus padres.

1 comentario:

  1. Uno de tus mejores poemas, si no el mejor.

    ResponderEliminar